Las caras de la corrupción.

This post has already been read 34 times!

La corrupción tiene dos caras, una de ellas la del destino creciente de los recursos del Estado a la obra pública, la otra el abandono proporcional de las principales acciones que este debe llevar adelante para sostener la convivencia en un marco de desarrollo continuo y sostenible.

A simple vista el lector puede notar que es el sector de la construcción el principal socio de los corruptos, no es que no haya otros, pero por lo general los grandes volúmenes se consiguen en este con mayor facilidad del que brindan otros.

En todo el mundo el patrón se repite de la misma manera, sea por la compra que el Estado puede llevar adelante, o bien como la facilitación de derechos para que los privados puedan llevar adelante construcciones que reportarán beneficios extraordinarios a valores de mercado.

Esta conducta no es gratuita para los habitantes del territorio, pero al darse épocas de bonanza económica, se ven disimuladas hasta que las crisis las desnudan.

Al tratarse los recursos del Estado una corta sábana que debe de ser distribuida de la mejor manera para cubrir nuestros pies tratando de no dejar fuera de ello la protección del resto del cuerpo, resulta imposible aplicar recursos exagerados en la construcción de obras sin abandonar a su suerte el resto de las acciones del Estado.

No hay dudas que mientras la obra pública avanza en proporciones superiores a las sostenibles por la comunidad, la calidad de los servicios de seguridad, salud, educación y aportes para el crecimiento del capital instalado se deterioren.

Por otra parte un incremento de fondos en el sector de la construcción ve acompañado de un incremento de los valores de construcción de las viviendas para uso particular, incluso cuando es el Estado el que contrata su producción, esta resulta a valores superiores a los que el mercado tiene para viviendas ya terminadas, con mayores servicios que aquellas que se desean entregar.

La seguridad pública es sin dudas una de las construcciones colectivas que se organizan desde el Estado que mayor tiempo requieren para lograr solvencia profesional para garantizar el primer intangible que unió a la humanidad en lo que se denomina sociedad.

El proceso de lograr un sistema policial de calidad es tan delicado que al mínimo abandono por parte del Estado requiere una reconstrucción casi desde cero para llevarlo al máximo nivel de calidad.

Al comprender que muchos de los servicios que brinda el Estado se basan en los recursos humanos, podemos reconocer que la mejora se logra al sostener una política durante el tiempo sin dar en ningún momento tregua a la misma.

Salud, Educación, Seguridad son esencialmente actividades que van de la mano de la competencia de aquellos que las llevan adelante, y con distintos grados de dependencia de los equipamientos tecnológicos más modernos.