Nuestras necesidades se cubren respondiendo sencillamente al ¿con quién?

This post has already been read 172 times!

Imagínate un Estado en donde cada servicio sea considerado un sistema. En donde la recaudación específica sea la base para financiar cada uno de ellos.

Piensa ahora que se diría si la Educación no recibiera los recursos suficientes para su funcionamiento acorde a los actuales niveles de demanda, y si lo mismo se diera con la seguridad.

Tendríamos aquí un Estado hasta donde den los recursos monetarios y cuyas prestaciones, seguramente complementarias, llegarán hasta donde den los recursos humanos del sector, incorporando aportes de los particulares beneficiados en forma directa.

Así quién no disponga de recursos tendrá los servicios que el conjunto pueda sostener de mínima.

La simplificación del análisis puede llevar a pensar que esto es posible y de hecho se ve en casi todo el mundo.

Ahora bien la Educación, la Salud, la Seguridad, la Justicia, el Sector Improductivo de la sociedad son un problema colectivo que requiere una atención unificada para aprovechar los recursos no monetarios al máximo.

Podemos ver claramente que no se trata de contar con los recursos monetarios para brindar un servicio determinado, si es que los recursos humanos no son los suficientes.

Supongamos que disponemos de recursos monetarios suficientes para incrementar el gasto en salud. Es incremento si no se acompaña con la incorporación suficiente de recursos humanos solamente va a generar que el valor de la salud se incremente, que los servicios no mejoren y por lo tanto que la calidad percibida no se altere para los beneficiarios en el corto plazo.

De igual manera sucederá con todos los demás servicios, siempre que contemos con las monedas para hacerlo.

Si no se comprende claramente que los RRHH son una limitante podemos incluso llegar a generar un maravillo endeudamiento, que será solamente transferencia de acumulación para un sector en detrimento de otro.

Un país que busca su desarrollo no establece solamente las líneas Macro Económicas, busca también apalancar el crecimiento de sus RRHH de manera continua y sostenible.

Si bien los números de la macro economía pueden ser satisfactorios, si la seguridad jurídica da muestras de alta calidad, serán los RRHH los que van a limitar la mejora en todos los casos.

El ingreso de inversiones responde solamente a la pregunta ¿con quién? Y es allí donde deberán buscarse las respuestas.

En una sociedad que piensa aún que el dinero lo resuelve todo, el desafío de los gobiernos es cambiar este concepto, para llevarlo al plano en donde la respuestas a nuestras necesidades se alcanzan respondiendo sencillamente el ¿con quién?