Personales e impersonales.

This post has already been read 223 times!

El Estado tiene como función generar por sí o por terceros bienes y servicios que la comunidad requiere para alcanzar si máximo desarrollo.

Más allá de dicha función  los Estados modernos además destinan una importante cantidad de sus recursos a la atención directa de algunos de sus miembros, conformando el fenómeno de distribución directa de la riqueza.Como resumen  todos los habitantes reciben en forma impersonal bienes y servicios, al tiempo que un número menor lo hace en forma directa y personal.

Si la presión tributaria resultara homogénea al conjunto de la sociedad,  manifiesto en pocos impuestos de fácil control, y difícil elusión, aquellos que estén en condiciones deficitarias en cuanto a la riqueza que generan tendrán una compensación económica como parte del sistema de distribución de la riqueza.

En este marco de referencia es fundamental que toda la riqueza que se genera quede reflejada en forma contable, de tal manera que el sistema sea efectivo.   Fundación Indecon propone que cada transacción genere efectivos beneficios futuros para quienes las generan y por lo tanto más que el compromiso con el sistema fiscal, aprovechar el beneficio individual en la acción.

Uno de los premios previstos está basado en la modificación del sistema de Pensiones y Jubilaciones. Esto significa que el fondo para el pago de las mismas se genera sobre la afectación de una parte de los ingresos fiscales proporcionales a un porcentaje del PBI de cada territorio.

Cada consumidor establece en base a los comprobantes de compras su participación en la generación de riqueza, y genera la base para la proporcionalidad de su renta al momento de su opción de retiro.

Este sencillo mecanismo que es posible en base a los adelantos tecnológicos disponibles, libera la relación de activos y pasivos necesaria para el sostén de los actuales sistemas de previsión social.

Las economías en los países desarrollados están creciendo a un ritmo superior en muchos casos a la población económicamente activa. Se genera más riqueza con menos empleos, y por otro lado son más los jóvenes que demoran mucho más tiempo en conseguir sus empleos.

Desaparece el aliento al empleo informal, para llevar las relaciones laborales a un nuevo nivel.

La registración expresará la pertenencia a una determina rama de actividad, a beneficios en capacitación para los trabajadores, en oportunidades para los empresarios.

De esta manera la presión fiscal vuelve en su mayor parte de manera directa a un importante número de habitantes, quedando un remanente para es sostén de actividades esenciales del Estado.