La formalidad laboral paga impuestos

This post has already been read 21 times!

Todo trabajador al ingresar a una empresa debe generar al menos una cierta riqueza que permita pagar todos los derechos sociales, laborales y llevarse en su bolsillo una suma que garantice la vida en sociedad. En muchas oportunidades la capacidad de generar riqueza de un potencial trabajador no llega a cubrir los mínimos requeridos para cubrir la riqueza esperada en la formalidad.
En algunos casos la brecha se puede salvar por el incremento de la eficiencia sistémica que se logra con el ingreso de este personal. En otros tantos podemos observar que la relación laboral se enmascara en contratación por prestación de servicios evitando en cumplir con los derechos laborales y reduciendo el impacto de los sociales. En una amplia mayoría la puerta a la formalidad se encuentra totalmente bloqueada.
Un esquema que permite salvar en parte este inconveniente se basa en el aporte por parte del Estado de una suma fija que reduzca el nivel de riqueza esperada, logrando reducir el umbral que separa a los trabajadores de contar con un empleo registrado.
Aplicando el 30% del valor del salario mínimo vital y móvil a los nuevos empleos registrados, como todos aquellos trabajadores que no lo han tenido en los último 6 meses es posible acercar a los habitantes a un mercado laboral que demanda capacidad de generar valor agregado en montos superiores a los que muchos trabajadores no llegan incluso sin estar formalizados.
Si consideramos los próximos 5 años y consideramos que el 80% de los jóvenes se integren al mercado laboral, podemos decir que el universo de beneficiarios en su punto máximo en 2022 será de 2.800.000 Trabajadores.

Cinco años es un plazo que permite a cada trabajador sumar herramientas que le permitan mejorar su eficiencia de tal manera que aquello que pueda con su propia capacidad hacer frente a todos los beneficios que le corresponden y que le son propios de su esfuerzo.
En el punto máximo de su aplicación el sistema significará un beneficio neto en la recaudación del Estado nacional de hasta U$S 3.450 Millones anuales.
El hito que marca los seis meses de inactividad se mantiene en el transcurso del tiempo hasta que el beneficio recibido acumulado por el trabajador alcance el equivalente a 18 salarios mínimos vitales y móviles. La interrupción por seis meses del uso del beneficio pone a cero el mecanismo.
El beneficio permite a los jóvenes obtener empleos por períodos cortos al mismo tiempo que continúan con su finalizan su capacitación universitaria y conservar el beneficio hasta su incorporación al sistema de manera permanente.
La implementación requiere que el haber se pague por sistema bancario, la liquidación de haberes tendrán un descuento PLAN DE EMPLEO del 30% del bruto siempre que este sea menor al salario mínimo vital y móvil.

El descuento del 30% será aportado por el Ministerio de Trabajo en la cuenta Sueldo en función del monto que hubiera resultado retenido al trabajador e informado a la ANSESS junto al ingreso de los aportes jubilatorios.

Fundacion Autor